martes, 8 de agosto de 2017

El curioso mundo de Calpurnia Tate


Título: El curioso mundo de Calpurnia Tate
Autor: Jacqueline Kelly
Páginas: 288
Año de edición: 2015
Género: Narrativa



Opinión personal
Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero con este libro descubrí que no siempre es así. Se trata de la segunda parte de una de mis lecturas favoritas del año pasado (podéis leer la reseña aquí).

Mientras que el anterior libro transcurría durante el año 1899, en esta segunda entrega iniciamos el nuevo siglo. Un año en el que nuestra intrépida chica seguirá pasando todo el tiempo que puede y más con su abuelo. Sin lugar a dudas esta relación sigue siendo igual de especial. La protagonista tiene la suerte de contar con una persona que le muestra que en la vida hay otras opciones. Pero la rutina y los planes de Calpurnia se ven algo truncados por un inesperado huracán en la ciudad donde viven sus tíos y prima que afectará a la vida de su familia directamente. 

Durante esta segunda parte, cobra protagonismo la relación de Calpurnia con el pequeño de sus hermanos, Travis. El vínculo tan especial que siempre ha habido entre ambos se fortalece aún más. Tanto una como el otro comparten secretos que los unen fuertemente. La pasión por los animales les hace inseparables. El pequeño se encariña con cualquier animal que encuentra, aunque no sea el más apropiado para adoptar como mascota, y su hermana a pesar de ser consciente de ello y prevenirle siempre termina ayudándole en sus propósitos.
Las circunstancias y los acontecimientos hacen posible que tanto Calpurnia como Travis puedan ayudar a un veterinario que llega a Texas huyendo del desastre provocado por el mencionado huracán. A pesar de que Travis cree que ha descubierto qué querrá ser de mayor, el tiempo le demuestra que no está hecho para ello. Se descompone con tan sólo imaginarse un animal herido al que tener que asistir. A pesar de su pasión por los animales le es imposible. Nuestra chica, como es de esperar, es todo lo contrario. Por primera vez tiene claro su objetivo, irá a la universidad para llegar a ser veterinaria. Pero este sueño es frustrado por la postura de sus padres, reacios a que su pequeña estudie una carrera cuando lo que debe de hacer es encontrar un buen marido con el que formar una familia. 

Si bien el primer libro me enganchó y me encantó, este segundo no ha sido menos. Me atrevería a decir que supera a su predecesor. Me ha fascinado la evolución de Calpurnia y el hecho de que su manera de ver las cosas no se quede en pensamientos y frustraciones personales sino que apuesta por seguir su sueño mostrando inteligencia y valentía, consiguiendo cosas muy importantes como convertirse en ayudante del veterinario siendo una chica. Además, logra que le paguen un sueldo con el que piensa ahorrar para poder costearse el día de mañana esos estudios que sus padres no le pagarán, ya que su futuro, según ellos, debe ser otro.

Tras leer este libro se me vino un pensamiento claro: "Que la autora escriba un tercero, por favor. Esto no puede acabar aquí, porque el mundo de Calpurnia es infinito".